Así son las cosas tal y como yo las veo.

sábado, 28 de junio de 2008

Chez Marie


3 comentarios:

Vivian dijo...

Ay Birin… ¡Qué trajín!
Acá he vuelto, desinflada como una piñata y agotada a la máxima potencia. Uy, eso último me da calambre porque me recuerda a una maestra de matemáticas que me llevaba de las orejas… ¡Era malísima! (Ella, yo no ehh) Aunque mi mamá no lo diga yo soy buena persona jajaja.
Ahora siéntate ahí que vamos a hablar un ratico…
No imaginas lo que ha sido hoy, un montón de pelotuditos que se creen hombres por tres pelos locos que tienen por barba, pasó por mi casa. Parecía un batallón de orugas…¡Me desvalijaron la heladera! Ahora se han ido al centro y recién me siento a la compu, pero estuve como veinte minutos mirando el monitor y no lograba remontar vuelo. Ah, además del super a hacer las compras…¡Fui a comprar flores de invierno! Me puse como loca (Bira deja de comerte las uñasss) Bue, traje varias y mañana les sacaré fotos para mostrártelas…¡Como me gustaría que estuvieras cerca para que fueras mi amiga de carne y hueso, así veías mis plantines (también puse los bulbos de tulipanes, pero esos no se ven)
Ahora me pesan las paticas, no estoy acostumbrada a este jaleo. Miro esta foto y me dan ganas de desparramarme ahí en esa sillita, pedir una cerveza con maníes salados y que charlemos de elefantes perdidos.
Ah, te acuerdas que arriba hablaba de la maestra de matemáticas? Bue, constantemente tengo una pesadilla. Estoy en un examen de mate… y no me lo sé. Y sudo, sudo, sudo, me agobio y en medio de un sobresalto me despierto aterrada. Ahí, cuando me doy cuenta que soy adulta (vieja nooo) me da una alegríaaa. Creo que es cuando único me alegra estar pisando los cuarenta (con aspecto de 25) Uff…Ah, a veces estoy profundamente dormida y doy un resbalón. ¡Qué cosa!
Creo que estoy hablando pavadas, pero es que hace muchos días que no charlábamos a fondo…¡Sin fondo!
Me gusta ese lugarcito.
Te mando besos a no sé cuántos kilómetros. No olvides que te quiero…mucho.
Muack.
Chain Birin Tirirín.

Laura dijo...

Resulta muy acogedor. Besos.

BIRA dijo...

Ay, Vivian, Laura, imaginad, las tres locas allá sentadicas en la terraza, poniéndonos moradas, primero de café y alguna cosita dulce y claro, hablando, hablando, se nos va haciendo de noche, y entonces pasamos a las cervezas, y claro, con la húmeda a toda marcha, la sed apremia y seguimos y llega la hora de la cena. Pedimos algo para cenar, así como en plan tapeo, algo que no distraiga mucho la mente de lo importante: LA CONVERSACIÓN!! y después un café, primero un expreso y después un irlandés, y después las copas... y las tres charlando sin parar, y los camareros flipando, dudando entre si somos humanas o cacatuas, jaja. Sería la hostia!

Os quiero, lindas!